Nuevos enfoques para cerrar la brecha fiscal en América Latina

Artículos, Home, Sin categoría

Compartir

A medida que la crisis de la COVID-19 se disipa, América Latina y el Caribe (ALC) vuelve a trabajar con la expectativa puesta en el futuro. ¿Regresó la región a la normalidad? Como se discute en el capítulo 1, las muertes reportadas relacionadas con la pandemia son bajas y parecen haber convergido con los niveles mundiales, aunque desde unos niveles mucho más altos de lo que se pensaba anteriormente.

No obstante, las reducidas tasas de vacunación observadas en algunos países los dejan a merced de nuevas variantes. En la mayoría de los países, el producto interno bruto (PIB) y el empleo recuperaron los niveles de 2019, aunque las tasas de crecimiento previstas podrían describirse como “resilientemente mediocres”: si bien no se espera que el crecimiento supere el bajo nivel observado en la década de 2010, los sistemas bancarios parecen estar sanos y las cargas de deuda crecientes son manejables por el momento.

La pobreza en términos de ingreso (pobreza monetaria) en general retrocedió con la recuperación económica, aunque las secuelas a largo plazo de la pandemia, en términos de educación y salud, plantaron las semillas de la desigualdad futura. Rectificar estos problemas y llevar a cabo las reformas estructurales necesarias para lograr un mayor nivel de crecimiento y reducir la pobreza siguen siendo el núcleo de la agenda de políticas.

Leé más en  http://ow.ly/BiHs50Lrxeb