Made in Argentina

Blog

Compartir

Cosas que sólo pasan en nuestro país

Por Máximo Fernández Estudiante avanzado de la Licenciatura en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires

Desde hace ya unos cuantos años, los argentinos estamos habituados a leer periódicos en donde se critica a mansalva a cualquier medida que el gobierno lleve a cabo. Este último domingo, el programa del periodista Jorge Lanata, del Grupo Clarín, hasta criticó la creación de un hospital.

En este artículo no vamos analizar las motivaciones que llevan a un estudiante elegir entre la educación superior pública o privada. Pero estas últimas semanas circuló por los medios un artículo referido a que “La universidad pública dejo de formar presidentes” (tal como titula Infobae el Sábado 8 de Agosto del corriente). Con respecto a este tema me siento capacitado para opinar, dado mi carácter de Politólogo (pronto a recibirse) de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

En dicho artículo, se destaca que desde 1983 todos los mandatarios electos fueron abogados graduados de Instituciones Estatales. Y en adición, se informa de un crecimiento en la tasa de estudiantes de universidades privadas.

El lector promedio posiblemente caiga en el título, en donde se puede denotar la negativa connotación por parte de este medio hacia la universidad pública, que dicho sea de paso, viene siendo castigada mediáticamente desde hace tiempo. Dejar de formar presidentes significaría, a su vez, dejar de formar profesionales. Y en este caso, el hombre más poderoso de la argentina, hablando en términos politológicos y teniendo en cuenta la gran responsabilidad que este cargo conlleva. Sin dudas, el titular hace referencia a que la educación pública ya no es de excelencia.

Continuando con la tendencia, el artículo omite información muy relevante pero esencial para ocultar su jugada. Y si bien es cierto que las universidades privadas crecieron, también las públicas lo hicieron; y con creces. En el periodo 2003-2013 el número de estudiantes de grado superior creció de 1.412.999 a 1.912.406. Casi 500.000 nuevos estudiantes de los cuales el 78% estudia en universidades públicas y el 22% restante en universidades de gestión privada.*

No podemos dejar de mencionar a los candidatos que rompen con la “tradición” que se venía dando desde hace 32 años. Mauricio Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa son los tres recibidos en casas de estudios privadas (uno de ellos todavía adeuda algunas materias). ¿Acaso alguno resalta por sobre el resto por esa condición? Ninguno es reconocido por sus logros académicos ni por su intelectualidad. Se podría decir que son animales políticos puros, pero no son eruditos ni expertos en ningún campo científico específico, al menos no reconocidos públicamente. Por lo que en este caso, ser graduado de una universidad privada, también es poco relevante. El juego de palabras del titular de Infobae es muy astuto, porque no solo critica a la universidad pública, sino que además hace propaganda por la otra opción, las privadas.

El lector no ha de ser subestimado. Pero es probable que aquel que no tenga una capacidad de análisis, caiga en la trampa del editorial, el cual quiere dejar la idea que la universidad pública ya no es elegida por el estudiantado. Es decir, es segunda opción por detrás de las universidades privadas.

La contradicción empieza a ser cada vez más evidente, si tenemos en cuenta que cientos de jóvenes llegan desde todo américa para tener la oportunidad de estudiar en nuestras universidades, dado su prestigio histórico y mundialmente reconocido. Porque no solo somos unos de los países de Latinoamerica con mayor acceso a la educación universitaria en universidades públicas, sino que además estas son gratuitas y muchos de sus estudiantes gozan de becas, destinándose, por ejemplo, más de $260.000 millones de pesos en el año 2013 a este fin.

Mientras en el año 2001, se graduaron en las universidades argentinas, un total de 65.104 nuevos profesionales, en el 2013 la cifra ascendió a 117.374, lo que representa un crecimiento del 80%*. A nivel nacional, se crearon más de nueve universidades públicas en la última década, incrementándose el presupuesto en un % 1.489.

Es innegable la prioridad que esta gestión le da a la educación superior, la ciencia y la tecnología. Pero quedémonos tranquilos, que presidentes de universidades públicas van a seguir habiendo, y mejores que estos tres, posiblemente también.

*Fuente: Ministerio de Educación.

Deja un comentario