Financiamiento para obras públicas mediante la buena gestión del gasto público

Blog

Compartir

Por Diego Usatinsky – Lic. en Ciencia Política (UADE)

En algunos países del mundo la identificación vehicular se realiza con dos placas o chapas de identificación, mientras en otros países se realiza solo con una, ya sea delante o detrás del vehículo en cuestión.

A modo de ejemplo, en Estados Unidos de América, si bien los Estados tienen mayores potestades a las provincias de Argentina en cuanto a la autonomía para regular y controlar en este aspecto, se utiliza en su territorio una sola chapa/patente de identificación vehicular. Al tomar esta medida, que los Estados fueron adoptando paulatinamente en la última década, se ha generado un ahorro económico que si bien no tiene gran repercusión en la economía nacional, se sustenta en la no necesidad de una doble identificación.

En el caso de Argentina, la identificación ocular se realiza con el vehículo detenido o bien en persecución por la vía pública, mientras la identificación digital se podría realizar siempre desde la misma orientación. Esto es decir, que se podría hacer siempre desde el sector trasero del vehículo o bien desde el frente, pero siempre desde el mismo sector.

De esta forma, sin inconvenientes en la aplicación de la normativa y la ley, en Argentina los vehículos podrían estar identificados con una sola chapa/placa patente, con lo que se generaría el ahorro consiguiente para el Estado.

Durante el año 2012 se patentaron en el país 829.361 vehículos entre todos sus tipologías de los cuales prácticamente la mitad fueron patentados en la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires. Esto implica un total de 1.658.722 chapas/placas de identificación, que entregó el Estado para los nuevos vehículos.

Estas placas tienen un costo para el ciudadano que realiza el trámite correspondiente para obtener las mismas para su vehículo, de $51 (pesos cincuenta y uno) el par, o bien $25,5 por cada placa.[1] Este costo, si bien no se puede corroborar que sea el costo real que tiene el Estado, se utilizará de referencia, ya que se encuentra con difícil acceso la información respecto al contrato que el Estado firmó con Compañía de Valores Sudamericana (Ciccone) para la elaboración de las mismas.

Así, si se utilizara una sola placa, el Estado estaría generando en base a los patentamientos del año 2012 un ahorro de $21.148.705.5 al año. Este dinero podría ser utilizado en diferentes formas para políticas públicas de infraestructura necesarias en el país.

Infraestructura que se podría realizar con el ahorro

Para citar algunos ejemplos, durante el mes de Noviembre de 2010 la Presidente inauguró una Escuela Pública de Educación Media en la Provincia de San Juan (Localidad de Campo Afuera, Partido del Albardón), con capacidad para 350-400 alumnos.[2] Dicha obra se llevó adelante con la construcción de un edificio de 1362 metros cuadrados, equipado con un laboratorio de informática de 170 metros cuadrados y otros laboratorios de ciencias y tecnología de 71 metros cuadrados. Dicho establecimiento, tuvo un costo de 3.440.000 pesos, es decir, que considerando una inflación promedio de 20% anual en estos últimos dos años, su costo sería de 4.950.000 pesos. Con lo cual, el ahorro producido por el Estado por una única identificación vehicular permitiría la construcción de 4 establecimientos similares al año.

Por otra parte, en Septiembre de 2011 en la ciudad de Córdoba se inauguró un Hospital completo, que incluye atención de cirugías de alta complejidad. Dicho hospital  suministrará el servicio de salud a un total de 265mil habitantes de la ciudad. Este Hospital se construyó con un costo de 60 millones de pesos, esto hace posible llevar a cabo la construcción de un centro similar cada 3 años con el ahorro del cambio en la cantidad de identificaciones vehiculares.[3]

Asimismo, considerando un ejemplo aún más reciente, en Marzo de 2012 (el mismo año del cálculo de ahorro de las patentes) en la Localidad de Villa La Angostura, se inauguró un nuevo Hospital de alta complejidad, en su nuevo edificio de más de 3700 metros cuadrados. La obra tuvo un costo total de 25 millones de pesos, es decir prácticamente el equivalente al ahorro anual que se podría generar por la reducción a una sola placa de identificación vehicular.[4]

Actualmente se encuentra aprobado pero sin ejecutar un proyecto para avanzar en las obras del sistema de premetro de la Ciudad de Buenos Aires. Este proyecto que consiste en dos etapas, una que desarrollaría una obra denominada “loop” y otra que extiende la línea para conectarla con la línea A de subterráneo daría mayor conectividad a la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires.

usatinsky1


usatinsky2

La primer etapa (o cierre del loop) tenía al año 2010 un costo estimado de 4,5 millones de dólares y permitiría duplicar la frecuencia del servicio, esencial para la zona, particularmente para los miles de habitantes de los complejos Lugano 1 y Lugano 2. Este costo que en su momento era de entorno a los 17 millones de pesos, a una inflación promedio del 20% se estimaría a hoy en torno a los 29 millones de pesos. Este estimativo es poco superior al ahorro que se generaría anualmente por la reducción de la cantidad de placas patentes.


[1] http://www.argentina.gob.ar/tramites/336-duplicado-de-placas-de-identificaci%C3%B3n-met%C3%A1lica-de-automotores.php#opcion_3

[2] http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-157800-2010-11-30.html

[3] http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/habilitan-nuevo-hospital-zona-sur

[4] http://www.lmneuquen.com.ar/noticias/2012/3/30/el-nuevo-hospital-costo-25-millones_142101

22 comments

Deja un comentario